Experiencia Wonderbox

Wonderbox ¿usarlo o regalarlo?

  En este post vamos a comentar nuestra experiencia con una de esas cajas regalo que se han puesto de moda en los últimos años, en concreto WONDERBOX. Hay diferentes empresas que se dedican a ofrecer previo pago diferentes experiencias o estancias de hotel, con distintos precios y modalidades. Cabe decir que en el caso de estancias de hotel,  dependerá del tipo de alojamiento. Quiere decir que quizás la "cajita" que has comprado o te han regalado pone 3 días de ensueño, pero es una de las opciones, no  significa que son 3 días y 2 noches. A veces, al buscar un hotel que te gusta, resulta que por sus características solo admiten una noche. Eso sí, suelen incluir algo más tipo, desayuno y botella de cava, o desayuno y cena, o alguna actividad que tenga el propio establecimiento como resultó en nuestro caso. O quizás quieres ir a un lugar en concreto pero los alojamientos que ofrecen están bastante lejos. Por esa razón nosotras después de haber buscado, mirado y comparado, al final decidimos que lo mejor seria elegir un hotel que nos gustara y nos apeteciera y en base a eso, buscar un plan para hacer cerca.

El Hotel

 

Finalmente nos decidimos por una escapada de una noche en el Hotel Molí del Mig con 1 hora de spa y desayuno buffet para 2 personas, así que decidimos tomarnos la escapada como un par de días de desconexión.

El hotel está situado en Torroella de Montgri (Girona), muy cerca del centro de la villa, con unas vistas muy bonitas del Castillo.

Si vas con tiempo puedes acercarte a L’Estartit, ( a tan sólo 10 minutos en coche) dar un paseo por la playa o en la temporada de buen tiempo, dar un paseo en barco y conocer las Illes Medes.

Es un lugar muy tranquilo y acogedor,  perfecto para desconectar, dar un paseo, sentarse en la terraza. Tienen un pequeño spa y la posibilidad de contratar diferentes masajes, y si prefieres algo más movido, se pueden alquilar bicicletas, por un día entero o sólo medio. En nuestro caso, nuestro bono incluía 1 hora de spa, así que las disfrutamos mucho, ya que estuvimos solas.

La habitación es muy amplia, la cama enorme y unas bonitas vistas. Muy confortable, y si quieres relajarte y no salir de la habitación tienen minibar y servicio de habitaciones con ensaladas y sandwichs.

En cuanto al desayuno buffet, la verdad es que hay bastante variedad de productos tanto de zumos y tés como de panes, embutidos, frutas peladas y cortadas y bollería. Como dicen que el desayuno es la comida más importante del día, nosotras lo aprovechamos a tope.

Tomamos unos huevos revueltos con bacon, pan de cereales con brie y jamón cocido, un poco de bull blanco y negro, un poco melón, y zumo de naranja y café.

Qué visitar

Desde el mismo hotel hay varias rutas para realizar, una de ellas al Castillo de Montgrí. Son unos 40 minutos aproximadamente.

Si preferiís algo más urbanita y cultural, en Torroella se puede visitar el Palau Solterra, Museo de la Fotografía Contemporánia (+ INFO)  

Eso sí aseguraros de que en las fechas que vais, está abierto, ya que el horario de invierno, es un poco limitado.

También dar una vuelta por las callejuelas y llegar hasta la Parroquia de Sant Genís. Nos resultó curioso que hubiera una imagen de la Virgen de Montserrat ( la Moreneta), después lo entendimos al ver la campaña “Apadrina un tub” movimiento para financiar la restauración del órgano de la parroquia.

El Monasterio de Montserrat cedió su antiguo órgano a la parroquia de Sant Genís de Torreolla de Montgrí y actualmente se encuentra en fase de restauración.  ( + INFO)

L’Estartit a tan sólo 10 minutos es otra opción para dar un paseo por la playa, visitar las Illes Medes o ver els Aiguamolls del Baix Empordà.

A poco más de media hora está Girona, donde se puede pasar el dia entero visitando el casco antiguo, el paseo por la muralla, el barrio judío, o para los más fans, dar una vuelta por algunas de las localizaciones la última temporada de Juego de Tronos.

Conclusión

En nuestro caso, quizás preferimos hacernos nosotras la aventura a nuestra manera, sin estar condicionadas a un número de noches, o un lugar apartado del destino donde queremos ir.

Pero hay que ver la parte positiva y es que a veces tenemos sitios que visitar, descubrir o redescubrir muy cerca de casa. Que hay rincones muy bonitos donde perderse y donde vivir nuevas experiencias.

Y por otro lado, la oportunidad de alojarte en un hotel en el que en otra situación quizás no lo harías.  A veces con salir de la rutina un par de días es más que suficiente para desconectar, relajar y cargar pilas.

 

VÍDEO

Aquí os dejamos el vídeo de la experiencia para que veáis el Hotel y lo que visitamos nosotras.

En Tour Constantemente

Leave a Reply

Your email address will not be published.