Lo bonito y no tan bonito de viajar siendo mujer

Lo bonito y no tan bonito de viajar siendo mujer

En nuestro el caso, del género femenino, a día de hoy  desgraciadamente hay aún muchas diferencias en comparación a los viajes de los hombres.

A pesar de que el número de mujeres que viaja sola supera al de hombres. (Más de un 60% de personas que viajan solas, son MUJERES. )

Las mujeres tenemos que enfrentarnos a retos que ellos nunca conocerán, ni se imaginarán.

Lo que demuestra una vez más que no somos el sexo débil como muchos dirían ( y dicen)

Por eso si eres mujer, y te estás planteando hacer una viaje sola, ¡HAZLO!

Te recomendamos que leas el libro “ YO VIAJO SOLA” de Andrea Bergareche

Un libro que invita a las mujeres a enfrentar el miedo, a cumplir sus sueños y a vivir la experiencia liberadora de viajar en solitario.”

Cuando una mujer viaja, y lo hace sola, o en compañía de otra, está mucho más expuesta (expuestas) que un hombre que viaje solo o que una pareja mixta.

Si llegas al aeropuerto de una ciudad extraña en plena noche, (algo que evidentemente se puede evitar en el momento de planificar el viaje, pero no si por algún motivo el vuelo se retrasa. ) El simple hecho de ir por una ciudad de noche si eres una mujer, ya te expone mucho más que a un hombre.

Otro ejemplo sería a la hora de compartir habitación en un hostel, no estás igual de expuesta si la habitación es exclusivamente femenina como si lo es mixta.

Conocemos de algún caso que durante la noche han tenido algún problema. En nuestra experiencia personal, no hemos tenido ningún problema a parte de los ruidos, y el entrar y salir de la habitación con algunas copas de más, pero nos ha pasado tanto en habitaciones mixtas como en habitaciones exclusivamente femeninas.

La menstruación

Otra cosa que los hombres no experimentan, y no entienden, es el momento en el que tenemos la menstruación (o va a venirnos) . En algunos casos también produce dolor de cabeza, dolor abdominal, cansancio e hinchazón en las piernas, por lo que nuestro ritmo de viaje va mas lento esos días.

En nuestro caso, intentamos que eso no pase en los viajes cortos, pero en los largos, es inevitable, así que el día que toca pues lo que hacemos es escuchar a nuestro cuerpo.

Probablemente si no estuviéramos de viaje, nos quedar.amos en el sofá con una mantita viendo una peli, relajándonos. Nosotras hacemos lo mismo, sea en casa o de viaje.

WC

Otro hecho fisiológico que no se tiene muy en cuenta es el de ir al baño, bueno hacer pis más concretamente.

Las mujeres no podemos ponernos en cualquier rincón de cara a la pared y… “voilá” ya está. Por lo que necesitamos encontrar un baño, o un lugar mínimamente “intimo”.

Es más, el simple hecho de ver a un hombre haciendo pis en mitad de la calle, es algo “normalizado”, en cambio si es una mujer, la cosa cambia, porque probablemente los comentarios sean “ ves a un baño” “que marrana meando en la calle”.

En realidad estamos haciendo el mismo acto fisiológico, pero no está igual de bien visto. O mejor dicho está mal visto en el caso de una mujer.

ROPA

El tema de la ropa es cierto que hay mucho matices, pero en general, los hombres no están sometidos a ninguna regla de vestimenta en ningún país. En el caso de las mujeres sí.

Países con creencias religiosas muy arraigadas, tienen unos códigos de vestimenta para las mujeres, donde bajo nuestro punto de vista, se coarta la libertad.

Si bien es cierto que hay que respetar culturas y religiones, ha de ser por ambos lados.

En el caso de destinos más occidentales, y sin aparentes restricciones de vestir, volvemos a sufrir algo parecido al tema de orinar.

Si estamos en un destino donde hace mucho calor, y además es cerca de la playa, aunque no sea propiamente en la playa, y vemos a un hombre sin camiseta, lo aceptamos y está totalmente normalizado, en cambio si es la mujer la que no lleva camiseta, y lleva un bikini, se convierte en blanco de todas las miradas, y cuchicheos.

Algo que nosotras si que hemos sufrido, en una terraza de un bar cerca de la playa, nos pidieron por favor que nos pusiéramos las camisetas, que no se podía estar en bikini en la terraza, pero en cambio lo hombres si podían estar con el torso desnudo.

Nos levantamos y nos fuimos. Y eso paso en España. Que a veces nos creemos muy modernos para algunas cosas pero aún no lo suficiente para ver la igualdad en las personas y en el valor de sus actos.

VARIOS

No hace falta mencionar, sea de viaje o no, los continuos comentarios de “que guapa” los silbiditos, el suponer que se quiere algo más que hablar, el suponer que por ser mujer no se es capaz de cargar con una mochila de 12kg.

Y sobretodo algo que ellos nunca van a experimentar, es la sensación continua, constante y permanente de tener que estar ALERTA.

También podéis leer el post que escribió Desiré de CON P DE PASAPORTE donde nos contaba su experiencia como mujer viajando por centro América

Solo pretendemos hacer un poco más conscientes a algunos hombres de que para las mujeres quizás no resulte igual de fácil, y que desgraciadamente en muchos casos es por comentarios y gestos que les incumben directamente a ellos.

Y no solo de viaje en un país extranjero, sino también en nuestras propias ciudades.

Porque el salir con tus amigas a cenar y volverte a casa de madrugada viviendo en un barrio periférico, en ocasiones se convierte en todo un viaje.

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies. Si continúa navegando estás de acuerdo con nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies